chi kung, tai chi chuan

Tai Chi: Amado por jóvenes, ideal para mayores.

El Tai Chi puede aliviar algunos de los síntomas más incapacitantes causados por la artrosis, las enfermedades del corazón y los problemas respiratorios crónicos en personas mayores. 

Un estudio canadiense publicado en el British Journal of Sports Medicine explica cómo el antiguo sistema chino de “calistenia” (un conjunto de ejercicios físicos que utilizan el peso del propio cuerpo como carga, junto con la práctica de la respiración profunda) mejora notablemente la salud física y psíquica y la fuerza muscular en las personas entre 50 y 70 años que sufren de estos trastornos. Un beneficio que abarca incluso a mujeres con cáncer de mama.

La doctora Luisa Dillner declaró que “el estudio demostró que el Tai Chi puede y debe ser practicado por personas con enfermedades crónicas, incluyendo neumopatías, insuficiencia cardiaca y osteoartritis“. Los resultados de este estudio provienen del análisis de 33 investigaciones previas sobre 1.584 personas. 

Esta antigua disciplina china conduce a una mejora significativa en el rendimiento físico, incluyendo la fuerza de extensión y articulación de las rodillas y la resistencia en las caminatas.  

tai chi san martin
Cuerpo y mente  

El Instituto de Salud británico invitó a los médicos y terapeutas ocupacionales a aumentar la prescripción de la práctica de Tai Chi a sus pacientes, y subrayó que esta práctica puede convertirse en un gran impulso para las personas a mantenerse físicamente activas con el paso de los años.  

El Tai Chi ha sido reconocido como altamente beneficioso para la salud mental y el bienestar del cuerpo. “Es útil para la consolidación de la confianza y la estabilidad emocional“, enfatizó el Dr. Justin Varney, y agregó que “lo ideal son 150 minutos de actividad moderada por semana y dos sesiones semanales de entrenamiento de la fuerza y ​​el equilibrio.” Exactamente el tipo de beneficio que da el Tai Chi.

La promoción de la práctica de ejercicio físico es una estrategia fundamental para el mantenimiento de un estilo de vida activo y saludable, que contribuye a vivir más y mejor.

tai chi ballester

Las personas mayores que hacen actividad física de forma continuada muestran una disminución de la discapacidad y de la dependencia. También en personas con enfermedades crónicas, la participación sistemática incrementa su función física.

Lo ideal es que la actividad física sea encarada con continuidad y se realice por lo menos dos veces por semana, como para que el practicante comience a sentir los efectos positivos. Pero obviamente es importante realizar una evaluación médica previa al inicio de la actividad, en todos los casos.
 
En los últimos años, la tercera edad se ha convertido en un centro de gran interés, dado el aumento progresivo de personas que ya han cumplido 65 años. Sin embargo, la calidad de vida y el envejecimiento saludable dependerá de una serie de aspectos funcionales: físicos, psíquicos, afectivos, creativo y de relaciones sociales.

Esta funcionalidad implica un compromiso activo con la vida, lo que requiere que las personas mayores se mantengan activas dentro y fuera del hogar, combinando las tareas rutinarias diarias con actividades gratificantes que los ayuden a sentirse útiles y a encontrarse consigo mismo y con los demás.

Varias son las actividades que se pueden hacer para el logro de estos objetivos. Entre ellas se encuentra la actividad física especialmente diseñada para adultos mayores. A través de la gimnasia, el yoga, la danza, la eutonía y el Tai Chi Chuan, entre otros, se desarrollan formas de trabajar con el movimiento que resultan creativas, enriquecedoras y útiles.

chi kung san martin
La práctica habitual de ejercicio físico ofrece múltiples beneficios. Por ejemplo, aumenta la condición física en diferentes dimensiones, como la capacidad muscular, la resistencia aeróbica, el equilibrio, la movilidad de las articulaciones, la flexibilidad, la agilidad, la velocidad de paso y la coordinación física en general.

Asimismo tiene efectos favorables sobre el metabolismo, la regulación de la presión sanguínea y la prevención de la obesidad, y disminuye el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardiovascular, osteoporosis, diabetes y más.

Otra de las ventajas es que ayuda a conservar activas funciones cognitivas como la atención y la memoria, y además contribuye a reducir la depresión, la ansiedad, a mejorar el humor y la habilidad para desarrollar las actividades de la vida diaria.

Finalmente, el hecho de realizar actividades físicas grupales favorece el establecimiento de relaciones interpersonales y, por tanto, contribuye de forma definitiva al fortalecimiento de redes sociales.
 
En cuanto al tipo de actividad, se deberán seleccionar aquellas que involucren ejercicios no agresivos, adaptables a las características y necesidades de cada persona y que contribuyan a la estimulación intelectual y social  con efectos beneficiosos para la salud a corto plazo, aunque se comience en edades muy tardías.

 


Fuente: Clarin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s